Categorías

¿Cómo cuidar la piel después de la exposición al sol?

17/09/2018· Noticias

La piel es un aspecto esencial cuando se trata de nuestros cuidados corporales. En épocas de temperaturas extremas y sequedad en el ambiente, como es el verano, la piel puede resentirse considerablemente, hasta el punto de sufrir males como quemaduras, sequedad y envejecimiento, entre otros factores de mayor riesgo como los melanomas.

Desde Valkiria te acercamos algunos puntos de interés para mantener la piel protegida después del sol, junto con tratamientos sumamente beneficiosos que podrás encontrar en nuestro centro en Nigrán.

 

Hidratación antes de nada

Un requisito indispensable es la correcta hidratación, tanto por dentro como por fuera. Si queremos mantener la piel hidratada, hay que cuidar la ingesta mínima de agua al día. Es recomendable beber entre dos o tres litros de agua diarios, algo que todavía debemos tener más en cuenta cuando nos exponemos al sol y, por consiguiente, la piel corre el riesgo de resecarse antes.

 

La ducha debe ser de agua tibia

El limpiar e hidratar la piel después de la exposición es crucial, sobre todo cuando se ha estado en zonas como la playa o la piscina. Siempre es recomendable una buena ducha tras estas salidas, aunque la temperatura del agua nunca debe ser demasiado alta; se trata de refrescar la piel y aliviarla tras la exposición a un calor intenso.

 

After sun, el gran aliado

Si ya destacamos la importancia de la hidratación, también es fundamental el empleo de la crema indicada para cada momento. Por ello, después de la exposición, debemos recurrir siempre a un after sun. Este tipo de cremas, además de ayudar a la hidratación de la piel, está pensada para los momentos en los que esta puede sufrir más sequedad, aportando mayor hidratación para un cuidado más prolongado.

 

¿Y qué hacer cuando hay quemaduras?

En ocasiones, la falta de protección adecuada o la ausencia total de la misma, puede conseguir que la piel sufra quemaduras debido a la exposición prolongada. Para combatirlas, lo más aconsejable es, en primer lugar, aplicar agua fría para bajar la temperatura de la piel. Puede resultar un tanto molesto, pero sin duda es la medida más efectiva para evitar que la quemadura pueda empeorar.

De igual forma, hay otros aspectos útiles, como el evitar el agua salada. Una vez se ha conseguido bajar la inflamación y temperatura, hay que aplicar cremas hidratantes, aunque estas no deben ser demasiado grasas.

 

Pero las quemaduras no son los únicos males que puede sufrir la piel si se la priva de los cuidados precisos. Aparición de manchas, pronto envejecimiento, sequedad y acartonamiento… son algunos de los problemas que puede llegar a padecer si descuidamos el cuidado y correcto tratamiento. Para evitar y poner solución a estos males, en Valkiria disponemos de tratamientos sumamente beneficiosos para la piel, totalmente acondicionados a las características que presente la tuya para garantizar en todo momento los mejores resultados.

En nuestro centro de estética en Nigrán encontrarás siempre el mejor asesoramiento de mano de nuestros profesionales para que vuelvas a recuperar el brillo de tu piel y, sobre todo, tu salud corporal. ¡Te esperamos!